close

 

<SCRIPT LANGUAGE="javascript">
Image1 = new Image(300,300)
Image1.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/main.png"
Image2 = new Image(300,300)
Image2.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/schools.png"
Image3 = new Image(300,300)
Image3.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/research.png"
Image4 = new Image(300,300)
Image4.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/pg.png"
Image5 = new Image(300,300)
Image5.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/consulting.png"
Image6 = new Image(300,300)
Image6.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/training.png"
Image7 = new Image(300,300)
Image7.src = "http://educationfirstinc.com/images/overmpa/aboutus.png"
function main() {
document.edu1stcircle.src = Image1.src; return true;
}
function schools() {
document.edu1stcircle.src = Image2.src; return true;
}
function research() {
document.edu1stcircle.src = Image3.src; return true;
}
function pg() {
document.edu1stcircle.src = Image4.src; return true;
}
function consulting() {
document.edu1stcircle.src = Image5.src; return true;
}
function training() {
document.edu1stcircle.src = Image6.src; return true;
}
function aboutus() {
document.edu1stcircle.src = Image7.src; return true;
}
</SCRIPT>

Edu1st Menu

Contributors

Ana Maria Fernandez

Edu1st.Team - Ana Maria Fernandez

CEO & President - Edu1st.

Full profile

 

 

Gilberto Pinzon

Gilberto Pinzon

Vice president - Edu1st.

Full profile

 

 

Natalia Pinzon

Edu1st.Team - Natalia Pinzon

 

Wellness Program Coordinator - Edu1st.

 

 

Blog Post Index

Edu1st.Blog

Blog

Two more schools in Spain join us in our effort to transform education into a culture of thinking.

Edu1st VESS School Network welcomes Colegio Almedina and the Escuela Infantil “El Tablerillo”. We thank them for their commitment in making a difference in education and students lives. 

There are six schools in Spain now

Thank you Denueve for make this possible!

VESS Educational Model transcends the school and shapes society!

We all want what is best for our children. But, sometimes, what is best is not so clear. In this issue of Well1st Newsletter, we demystify five very common nutrition misconceptions for preschoolers, so that you can better guide your little one into a happy, healthy life:

Myth #1: Fruit juice is healthy

Think again. We often think of fruit juices as great sources of vitamins for our preschoolers, but we forget about the sugar load we are feeding them with. A cup of 100% orange juice has 6 teaspoons of sugar – the same amount as an equal serving of soda! The same is true for apple juice, and grape juice beats them both, with 8 teaspoons of sugar per cup. Excess sugar increases your 2 child’s risk of obesity and all its related diseases.

Solution:

Fruit is the best choice. All fruits are loaded with vitamins, have fiber that keeps their little guts healthy, have a third of the sugar that juice has, and most important, children love them! If you are having a hard time eliminating fruit juice from your child’s diet, limit it to 4 ounces of 100% fruit juice per day. If they are thirsty, the healthiest choice is always water.

Myth #2: I should limit my preschooler’s intake of fat

You might benefit from a low-fat diet, but that is not necessarily the case for your preschooler. Fats help build connections between the nerve endings of your child’s brain, which is necessary for brain 3 development at their young age. Whole milk, cheese and yogurt are especially important for 1-2 year olds because they contain saturated fat, which plays a mayor role in building the nerve connections we mentioned earlier. Most children 2 years and older can switch to 1% fat milk and dairy products, which still contain a healthy amount of fat for their brains, while preventing excess weight gain. Fish, olive and canola oils, avocados and peanut butter are other examples of fat sources your child will surely love and benefit from.

 

 

Myth #3: Offering candy, as a reward for eating their veggies, is a good idea

Candy,chips, fries, ice cream – we’ve all offered them as rewards to our children for eating their veggies or finishing their meals. What we are actually doing, is teaching them that the unhealthy foods are more desirable than the healthy ones: “Ice cream must be great, if mommy gives it to me when she considers that I am behaving well”. This can also lead to seeking the so-called “comfort foods” when feeling stressed, anxious, or sad as adults. 

Solution:

Offer your child a variety of healthy options to pick from. Maybe they can pick between carrots, peas, or broccoli when deciding a veggie for dinner. They are more likely to eat a food if they were part of the decisionmaking process. You can also offer a healthy reward unrelated to food: “after we finish all of our veggies, we can go to the park.”

Myth #4: Once a picky eater, always a picky eater

Good news. Picky eating in preschool is not only common, but also a perfectly normal part of a child’s development. Children like security, consistency, and familiarity. It is no wonder that they pick the few foods that they know will assure them a pleasant experience. More than likely, they will grow out of this phase.

Solution:

It can take up to 10 2 exposures to a new food before a preschooler accepts and likes it. So don’t give up! Try to expose your child to one new food per week.

Myth #5: I have no power over my child’s taste and food preferences

On the contrary, you have a great deal of power over what your child will like and choose now, and as an adult. A child’s palate (taste and texture preferences) develops during the first 2 years of life. The foods they are exposed to during this time will shape what they crave in the future.
Solution:

Expose them to the foods you want them to like, and don’t forget the power of example. If your child sees you eating and enjoying veggies regularly, he or she will probably pick up on that behavior eventually.

Coffee Morning: Raising Healthy Kids:

Agradecimiento especial a la Revista Colegio, por la entrevista realizada a Ana María Fernández. Ver nota original 

Fundadora y CEO de Education First Inc. USA, Ana María Fernández es una experta en la teoría y construcción de culturas de pensamiento. Con una amplia experiencia en sus centros educativos de Argentina, Colombia, España y Estados Unidos, es una apasionada al trasmitir el trabajo realizado asesorando a más de 50 colegios alrededor del mundo. Luego de su última visita a la Argentina, donde brindó una aplaudida ponencia en el Congreso del Polo Educativo Pilar, dialogamos con ella para que nos cuente más sobre su trabajo creando cultura de pensamiento.

¿QUÉ ES LA CULTURA DE PENSAMIENTO?

“Cuando hablamos de cultura de pensamiento, hablamos de una realidad cierta, que es sostenible, en la cual el motor interno de cada institución o comunidad hace por sí mismo que funcione. No depende de agentes externos. Es una cultura universal. Tenemos evidencias fascinantes que esta cultura de pensamiento puede ser una realidad sostenible en Perú, Colombia, Estados Unidos, España, Costa Rica, Australia, Nueva Zelandia, Finlandia y por supuesto aquí en la Argentina. Es trascendente porque sobrepasa lo académico y sale del AULA, toca la vida de los alumnos, sus padres, sus familias, su comunidad. Es armónica porque es una cultura que busca que todos los agentes de la comunidad estén involucrados, desde el docente, el estudiante, el padre de familia hasta las personas que reciben a los alumnos en la puerta del colegio, el chofer del micro escolar, el personal de limpieza, es decir, una cultura totalmente integradora. Entendemos que no se trata de pensar por pensar o por aprender contenidos académicos; cada individuo, no importa la edad, puede vivir una vida equilibrada con sentido y sabiduría, (VESS) si entendemos esto, todo lo que hacemos como educadores se alinea por un objetivo trascendente. Entender esto ha sido un factor definitivo en el éxito de la transformación educativa. No es una cultura de una única mirada. Entendemos en ella que estamos interactuando e impactando en la comunidad con el otro. Se construye a partir del aporte de todos. Es tan poderoso vivir la experiencia de una cultura de pensamiento que es realmente una experiencia de vida superadora. Cuando uno descubre esto, se llena de energía y quiere salir a compartir, a crear, a redescubrirse en la relación con el otro. Entendemos que esta experiencia es transformadora, como docente, como directivo o como padre y es por ello que hacemos nuestro mayor esfuerzo para compartirla”.

NUEVAS HERRAMIENTAS PARA UNA NUEVA EDUCACIÓN 

“Los niños nos inspiran a ser mejores, nos inspiran a preguntarnos cómo podemos hacer para vivir en un mundo mejor. Las nuevas tecnologías nos sorprenden, el mundo de la ciencia está en constante evolución, pero la pregunta es ¿podemos mejorar el mundo o podemos formar mejores personas para el mundo? ¿Cuáles son esas competencias, esas herramientas que necesitamos para que cada uno de los individuos pueda vivir en equilibrio físico, espiritual, mental, en armonía con sus pares, con sus mayores y su comunidad? ¿Cuáles serían esas herramientas que le darían sentido y propósito a la vida? Que esos chicos con los que trabajamos se descubran como personas, entendiendo la sabiduría como la capacidad de añadir valor comprendiendo las distintas situaciones de la vida. Si miramos la educación tradicional, veremos contenidos sin sentido. Trece años cargando una maleta de contenidos que prácticamente no se utilizan porque no se comprenden. En su momento la educación tradicional ha sido crucial, por ejemplo para la alfabetización. No la critico, porque a partir de allí se ha podido mejorar la calidad de vida de muchas personas. Hoy en día la escolaridad tradicional no tiene sentido. Una serie de números o contenidos sin propósito ni conexión. Y la idea es lograr que lo que voy descubriendo en mi contexto educativo TENGA SENTIDO, que lo pueda comprender, utilizar, saber cómo se conecta, como lo puedo transferir, transformar, incorporar, cómo lo puedo mejorar. El cerebro tiene esa habilidad de conectar. Entonces cómo hacemos para generar un contexto y que lo que va aprendiendo nuestro cerebro tenga un porqué y para qué, un sentido claro de lo que estamos haciendo”.

UN COMPROMISO SOSTENIBLE

¿Pero cómo formamos culturas de pensamiento sostenibles en las escuelas? El colegio debe tener el motor interno. Independientemente de un individuo, el grupo humano lo tiene que tener incorporado. No hay cultura de pensamiento sin un compromiso del grupo, sin una actitud participativa de todos los componentes de la comunidad educativa. Lo primero que debemos hacer para lograr una cultura de pensamiento es aceptar y entender los nuevos paradigmas. Tenemos la tendencia a señalar la responsabilidad del otro, pero si yo no genero el cambio, si no me lo propongo, el cambio no se va a dar, porque el cambio siempre empieza en uno mismo. Reflexionemos un instante en qué situación estamos como docentes. ¿estamos conformes porque nuestros alumnos escuchan calladitos nuestras clases y se portan “bien”? O estamos felices porque nuestros alumnos se muestran predispuestos y participan activamente en clase. ¿Educo para que los alumnos aprueben un examen o para que comprendan, participen y se escuchen a todas las voces dentro del aula? ¿Los alumnos incorporan, comprenden, deducen o mi frase preferida es pongan atención?

UN MOMENTO HISTÓRICO

“Estoy absolutamente segura que todos entienden que es necesario un cambio en el sistema educativo. Este es un momento histórico porque somos los protagonistas del cambio que vive la educación. Estamos encargados de romper la brecha que existe entre la teoría y la práctica, entre la ignorancia de la memorización y el aprendizaje real, que viene de la mano de la comprensión. Pero: ¿qué hay que hacer para comprender? ¿cómo construyo comprensión? Si yo quiero que el aprendizaje sea real, profundo y sostenible en el tiempo tengo que comprender, y si quiero construir comprensión tengo que pensar. Para comprender tengo que ¡pensar! ¿Qué otras palabras conocen que connotan pensamiento? A ver, pensemos: crear, procesar, analizar, inferir, combinar, opinar, conectar, imaginar, escanear… son varias, ¿verdad? ¿Cómo generar una cultura de pensamiento como estrategia pedagógica? Haciendo de este hermoso juego de palabras una cultura de contexto, conectando, imaginando, opinando, combinando… Por eso creamos este concepto de usar el pensamiento como estrategia pedagógica comprendiendo que mi cerebro realiza todas esas habilidades. Incorporo esas palabras como procesos mentales, donde se descubre y naturalmente se incorpora conocimiento. ¿Es posible enseñar contenidos sin comprenderlos?¿tiene sentido? Cuando, como docentes, comenzamos a comprender que lo único que tiene sentido es que nuestros alumnos incorporen conocimientos a partir de la comprensión, estamos usando el pensamiento como estrategia pedagógica. Entendemos entonces que estas habilidades de mente debemos ejercitarlas, para formar hábitos mentales, que nos ayudarán a tomar las decisiones correctas al momento de necesitarlas. Para que se dé una cultura de pensamiento debe haber una planificación institucional, definitivamente debe ser sostenible en el tiempo por todos los integrantes de la comunidad. Teniendo un objetivo claro y alineado que es agregar valor a la comunidad. Se necesita una formación estratégica para poder sostenerlo. No es una carga la formación. Es curioso, pero los docentes le escapan a la capacitación, en su gran mayoría. Se necesita humildad para entender que necesitamos cambiar, que necesitamos herramientas, que necesitamos líderes para poder darle ritmo al cambio. Una construcción de cultura donde el coaching es una herramienta imprescindible para abrirse, para valorarse, para diagnosticar, para mejorar, para cambiar en definitiva hacia una cultura de pensamiento. Es importante la participación de todos a partir de un diagnóstico y desde el convencimiento de que el cambio es necesario. Trabajamos con un órgano que tenemos todos pero que no es igual al del otro: el cerebro. Y los docentes sabemos muy poco de cerebro, de la mente, de las emociones y de la educación de hoy. No podemos dictar la clase como hace 5, 10 ó 25 años. Ni con los mismos métodos ni con la misma energía. Es imposible pensar sin emociones y es imposible que los alumnos presten atención y comprendan si la clase no les resulta atractiva. Como docente no puedo dictar la clase, debo comprender que tengo que enganchar a mis alumnos a partir del propósito, del objetivo, de la actividad que les presente para activar su interés. Cuando estamos construyendo una cultura de pensamiento, como arquitectos de esa cultura no podemos tener estrategias secretas. Es crucial que los estudiantes y los docentes estén informados, que estén atentos, que sepan que es una destreza, un hábito de mente, que entiendan qué es el cerebro, qué es la mente. Los educadores tenemos la responsabilidad de saber cómo funciona el cerebro, así como el cardiólogo sabe sobre el corazón. Como mínimo saber que el cerebro tiene tres funciones primordiales entre muchas otras. La primera es que cerebro tiene un sector primitivo, reptiliano, cuya función principal es la supervivencia, pero si percibe peligro bloquea el pensamiento. Si un estudiante percibe peligro o estrés, no va a poder percibir, conectar ni aprender. Por eso cuando un chico teme no aprende. No puedo dar mi clase si no entiendo esto. La segunda es el sistema límbico, la que procesa las emociones. Es imposible pensar sin emociones. Si las emociones son negativas, libera cortisol y el cerebro le ordena al cuerpo “huya, escóndase o ataque”. Sólo en el momento en que el cerebro encuentra emociones atractivas o algo novedoso permite la liberación de dopamina para que llegue a la corteza donde tenemos el pensamiento racional, donde podemos hacer todas las habilidades de pensamiento. Como docente no puedo seguir dando clase si no entiendo esto. Porque no va a haber comprensión ni aprendizaje. La educación sensorio-motriz es para toda la vida, no sólo para el Nivel Inicial. Tenemos la habilidad de pensar que pensamos, pero apenas el 40% de los adultos nos enganchamos en procesos de meta cognición simples, nos dice Art Costa. En la cultura de pensamiento, los alumnos se dan cuenta de que están pensando y que las estrategias de pensamiento son habilidades que podemos desarrollar. Hay que quitar nuestras propias barreras, terminar con el No puedo. Si hay edades para ciertas cosas pero somos nosotros las principales barreras del aprendizaje. Estamos hablando de entrar al aula con una mentalidad abierta, decir “estoy aquí para dejarme sorprender y conquistar a mis alumnos”. Una cultura de pensamiento entiende que cada individuo es libre, pero que esa libertad debe ser facilitada, acompañada, a través del tú puedes. Y que mi comunidad me acompañe porque en este proceso de aprendizaje es crucial el trabajo colaborativo. Porque todos estamos abiertos a aprender, a experimentar, a debatir, a crecer. ¿Estamos promoviendo alumnos pensantes? ¿Dónde está parada mi institución? ¿Dónde está mi sala, en qué nivel? ¿Estamos creciendo? ¿Estamos cambiando? Si estamos construyendo una cultura de pensamiento tenemos una mirada para enfocar estrategias que se pueden alinear para construir una evolución sostenible. Y nos damos el permiso de leer, de ensayar, debatir, compartir, disentir. Una mirada ecléctica pero enfocada. Soy consciente de mis emociones pero las enfrento. Entendernos como arquitectos del contexto significa un desafío permanente desde el descubrimiento. Y los estudiantes participan porque encuentran un motor interno al que están conectados.

Nota y fotos: Marcelo Rivera

-----------------------------------------------------------------------------------------------

RESEÑA CURRICULAR

Ana María Fernández: Fundadora y coordinadora curricular de Education First Inc. USA. Licenciada en Educación Prescolar, Universidad de San Buenaventura, Bogotá, Colombia. Magister en Administración Educativa Internacional, College of New Jersey, USA. Programa internacional. Entrenadora internacional certificada por De Bono Group USA en Pensamiento Paralelo y en mapas de pensamiento por el Thinking Map Group USA. Consultora internacional especialista en Culturas de Pensamiento, Sabiduría desde la infancia y Pensamiento como Estrategia Pedagógica. Ana María ha trabajado en educación por más de 20 años, ha fundado 2 colegios internacionales en Bogotá-Colombia y 5 en los Estados Unidos. Ha dedicado su trabajo a la mejora de la educación a través de la implementación del enfoque de Pensamiento Visible de la Universidad de Harvard, La teoría de la restricción, las estrategias de pensamiento lateral y paralelo de De Bono, Filosofía para niños y procesos de diferenciación e inclusión entre otros. Ana María es la autora del modelo educativo VESS, Vida Equilibrada Con Sentido y Sabiduría que usa el pensamiento como estrategia pedagógica desde la infancia para formar ciudadanos altamente éticos y con hábitos y disposiciones de mente que respondan a las necesidades del siglo XXI. Este modelo ha inspirado a cientos de docentes y centros educativos en España, Estados Unidos y Latinoamérica donde ya se implementa el programa VESS para potenciar los proyectos educativos de cada institución. Como conferencista internacional, ha presentado sus trabajos en diversas conferencias alrededor del mundo: dentro de las cuales se encuentran; La Conferencia Internacional de Pensamiento ICOT, Kuala Lumpur-Malasia 2009, Belfas-Irlanda 2011, Wellington-Nueva Zelanda 2013 y Bilbao 2015 como conferencista invitada. Conferencia de Colegios Internacionales Alemania 2014. Conferencia Internacional de directores LAHC Bogotá 2009, Bogotá 2010, Perú 2011, Chile 2012. Conferencia ASCD supervisión y desarrollo infantil USA 2008, 2009, 2010. 

----------------------------------------------------------------------------------------------

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y SU APORTE EN LA ESCUELA

Ana María Fernández respondió las inquietudes de Revista COLEGIO sobre la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación. Aquí nos deja sus impresiones sobre estas herramientas, sus beneficios y sus desventajas.

¿Qué puede decirnos sobre el efecto que tienen las nuevas tecnologías en la atención y en el cerebro de los chicos?

Como en todas las nuevas áreas del desarrollo humano, existen posiciones diversas en relación con las nuevas tecnologías y sus efectos en el cerebro, el aprendizaje y el desarrollo de aquellos elementos fundamentales como la atención. Pero podemos decir que las nuevas tecnologías tienen beneficios y costos. Las nuevas tecnologías están generando una nueva forma de "cableado" en el cerebro de sus usuarios. Nicholas Carr, investigador y escritor sobre este tema, nos ayuda a entender las diferencias entre lo que aportan las nuevas tecnologías en comparación con las formas tradicionales de aprender. Leer favorece el desarrollo del enfoque y la imaginación mientras que internet favorece la capacidad de escanear la información rápida y eficientemente. En otras palabras, lo importante es que sepamos que es fundamental incorporar adecuadamente el uso de las 2 formas de aprender, no es sólo leer o sólo usar las tecnologías, es incorporar inteligentemente la tecnología en el proceso de aprendizaje en combinación con aquellos elementos fundamentales como la lectura. Las TICs conectan la información con múltiples lenguajes simultáneamente. El cerebro busca conectar, busca lo novedoso y encontrar valor rápidamente. Las nuevas tecnologías permiten respetar el ritmo de cada uno, conectarse individualmente así como en grupos. Usadas con propósito y adecuadamente favorecen el aprendizaje.

¿De qué manera puede la tecnología bien utilizada contribuir al desarrollo de una capacidad de innovación en los chicos?

La innovación no es el resultado de "la suerte", la innovación es un proceso que requiere esfuerzo y trabajo. Lo que debemos desarrollar en los aprendices son las destrezas que favorecen una mente innovadora. Dentro de estas destrezas está la capacidad para tomar riesgos, la habilidad para generar preguntas, la resiliencia y la capacidad para sobreponerse a los fracasos y frustraciones, etc. La tecnología bien utilizada dentro de un contexto que favorece el desarrollo de dichas destrezas es un elemento que contribuye, pero no el único. Tenemos que entender la tecnología como un elemento de apoyo para... un puente que nos permite lograr objetivos más grandes, la tecnología es un medio, no el objetivo. El problema creo que es que el término innovar está de moda pero la mayoría de las personas no necesariamente lo comprenden ni saben todo lo que implica. Me refiero al desarrollo de la empatía, la tolerancia a la frustración, al error, la escucha activa, etc.

¿Cómo se podría ayudar a los docentes y a los educadores a hacer una aplicación más innovadora de la tecnología en el aula?

Lo primero que tienen que hacer los educadores es dejar de "oponerse a la tecnología", está aquí y cada dia se hace más parte de nuestras vidas. Lo que tenemos es que ser inteligentes, entender sus beneficios y peligros, para así incorporarla como una herramienta que, usándola adecuadamente, nos permita lograr objetivos más grandes. Tener iPads o tablets no nos hace más tecnológicos, es la aplicación de estas tecnologías dentro de un marco con objetivos claros lo que nos hace tecnológicos. Muchas veces vamos a colegios que se enorgullecen por haber comprado iPads, pero los siguen usando para lo mismo, como si fuera un libro pero digital. Eso no es aplicar la tecnología, eso es tener tecnología, aplicarla es comprender sus beneficios e incorporarla dentro de un plan que desarrolle habilidades y destrezas.

Vivimos en un contexto de hiperconectividad, en el que frecuentemente nos encontramos realizando varias tareas a la vez. ¿Este multitasking es propicio para el aprendizaje y el desarrollo de un espíritu innovador en los chicos ó por el contrario, deberíamos buscar desarrollar una mayor capacidad de concentración en lo que se está trabajando?

Hasta ahora las investigaciones han mostrado que el multitasking no solo es muy difícil, sino que ineficiente. Nuestro cerebro es mucho más eficiente cuando se enfoca en una sola tarea que exige esfuerzo cognitivo; no estamos hablando del multitasking de caminar, hablar por teléfono y al mismo tiempo tomar agua, esto no requiere esfuerzo. El multitasking al que nos referimos es aquel en el cual estamos haciendo varias tareas que exigen esfuerzo cognitivo, por ejemplo hacer un presupuesto para un proyecto, escribir un ensayo y resolver un problema de trabajo. Si hacemos todo esto al mismo tiempo sin duda vamos a cometer más errores, nos va a generar mas estrés y seguramente a tomar más tiempo, esto lo han demostrado los estudios. Como dijimos anteriormente, las nuevas tecnologias estan cableando nuestro cerebro en forma diferente y seguramente esto generará nuevas habilidades en nuestro cerebro, pero al dia de hoy, las investigaciones muestran que somos mas eficientes cuando nos enfocamos en una sola tarea a la vez.

Ana Maria Fernandez

CEO Education First Inc